Me pregunto: ¿Qué pasaría si trabajásemos de forma más lenta? ¿Y si hiciéramos menos pero mejor? Estaría bien tener más tiempo para experimentar, errar, asimilar, reflexionar, incluir… 
¿Lo hacemos? 

Me pregunto: ¿Quizá es que, en esta sociedad no es rentable la lentitud? 

Vivimos en una sociedad cada vez más diversa y cambiante, esto está claro. A su vez, esta realidad líquida en continuo movimiento y sujeta a los tiempos de la velocidad, no se espera, se adelanta siempre. Llegamos tarde o nos generamos la idea de llegar tarde. En los museos, parece que también. No hay tiempo para asimilar los cambios. 

Me pregunto: ¿Pero trabajamos para generar qué? ¡Cultura! ¡Ah! y ¿Para quién? 

***

Asier, Zuriñe y Elisa comenzaban su sesión poniendo sobre la mesa el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, por tanto defendiendo que la accesibilidad es un derecho.

Derecho que también es el acceso a la cultura, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Durante las jornadas hemos querido de alguna manera, a nuestra manera, reivindicar la igualdad de oportunidades, en este caso, a la vida cultural, de todas las personas por igual. Todavía no es una tautología hablar de cultura inclusiva, es de momento dicho así, algo necesario.

A partir de la nueva concepción de discapacidad, Asier y Zuriñe nos trasladaban una idea que es muy clara y hace evidente la anterior reflexión: el entorno es el que discapacita. Por tanto, ante esta visión, está en nuestra mano modificar aquellos espacios sobre los que podamos actuar, para dejar de generar exclusión.

Para entendernos, o según lo que entendemos nosotras, se trata de voluntad y compromiso hacia… No parece tan difícil, pero resulta que lo es. Es difícil impregnar una organización cultural de una filosofía de la inclusión y de la accesibilidad. Quizá no es una estrategia tan visible, quizá no tiene efectos de impacto a corto medio plazo, no se ve. Pero es un derecho.

Seguimos. Los/as amigos/as de Bask for all, nos hablaban también de plantearnos la accesibilidad dentro la gestión estratégica de la organización. Y es que es real que la accesibilidad es un criterio de calidad, que aporta un valor añadido claro. Casi todas las personas tendremos una discapacidad transitoria a lo largo de nuestra vida. No existe “la persona normal”.
Centrándonos en el museo. ¿Por dónde comenzamos? ¿O seguimos? Primero revisar nuestra cadena de accesibilidad. Desde la información previa que emite el museo, sus mensajes, y los mensajes que emiten otros de sus servicios (algún compañero en la sesión hablaba de prescriptores), hasta el cómo llegar, cómo acceder, servicio de recepción, de atención, de acompañamiento, espacios y circulación, señalética, contenidos, servicios complementarios, seguridad, etc.

Pero ojo, de momento informa. Informa de lo que tienes y cómo lo tienes. ¿Es tu museo accesible? Sino lo es no te lo inventes para quedar bien. Nos aconsejan que transmitir bien la INFORMACIÓN es imprescindible. Empecemos por ahí. Y poco a poco nos iremos adentrando en las prioridades y actuaciones. Seamos creativos, nos recomiendan, hay medidas que no son tan caras.

Conclusión: Evaluar las condiciones + Conocer las carencias + Reducir, en la medida de lo posible las barreras con sentido común, creatividad y una actitud positiva.

Entre las personas asistentes se abre pequeño debate, interesante. Entramos en el tema de las políticas de precios en los museos. Si los servicios que se ofrecen no garantizan la misma calidad a todas las personas por igual, se entiende que las personas con discapacidad tengan entrada gratuita, o reducida. Ante esta cuestión otros opinan que si se quiere normalizar la inclusión por qué precios diferentes.

Siguiendo esta línea de “diferenciación”, entramos a hablar de la realización de actividades “para” públicos con necesidades específicas. ¿En pro de la normalización, no es más lógico no crear “compartimentos” estancos? ¿O actividades “para”?

Continuará…

M.F.

REFLEXIONES COMPARTIDAS DE LAS JORNADAS I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *